“Tufia, una perla en el Atlántico”

Muy buenas noches amig@s, ¿qué tal habéis pasado esta calurosa semana? Seguramente much@s de vosotros ya estáis de vacaciones y disfrutando del sol, la playa o la piscina.

Esta semana mis queridos amig@s, La Libélula ha estado en un lugar increiblemente bello y acorde con esta época estacional.

Esta vez he tenido el privilegio de visitar uno de los pueblos pesqueros más enigmáticos que he conocido nunca… les hablo de la Playa de Tufia. Les aseguro amig@s que es imposible llegar allí y no reflejar como primera impresión una mirada de sorpresa al ver la magnitud de su belleza.

Lo primero que me llamó la atención fueron sus calles, estrechas y sencillas pero increíblemente cautivadoras, tuve la sensación de haber caminado mil veces por ellas.

Tufia no es un barrio más de Canarias, posee una historia muy larga, y no es un hito aislado, ya que hay claros indicios de vida anterior a la Conquista. Pude observar que habían casas construidas en cuevas naturales dando cierta belleza al lugar. Eso queridos amigos… me fascinó.

Otra de mis sorpresas fue cuando después de recorrer todas sus calles llegué a la playa, pequeña sí, pero hermosa como la que más, de unos 50 metros de larga y unos 20 metros de ancha, arena negra volcánica, de aguas cristalinas y frecuentada por muchos bañistas y pescadores locales.

Queridos amig@s, esta semana La Libélula me ha dado la oportunidad de conocer una de las maravillas de Canarias. Un lugar espectacular, de blancura mezclada con el azul de las fachadas.

Sin duda alguna Tufia es un regalo de la naturaleza, el lugar perfecto para perderse, y que posiblemente las olas endulzan con sal marina el sueño de los que allí viven.

Después de todo mi recorrido comprendí que lo más maravilloso de Tufia, no estaba en sus calles, ni en sus casas, ni en esa pequeña cala, la verdadera belleza estaba en sus gentes, la unión de vecinos que durante muchos años han luchado con lo mucho o poco que han tenido para hacer de este lugar… el lugar que hoy conocemos.

Bueno amig@s, una vez más La Libélula nos ha descubierto otra de las joyas de este paraíso llamado Canarias.

¿Te animas a descubrir el próximo domingo un nuevo lugar?

En este mismo instante La Libélula abre nuevamente sus alas para poner rumbo a su próximo destino.

¡¡Feliz noche amig@s!!