“En plena naturaleza” Hotel Rural Maipez The Senses Collection.

Muy buenas noches queridísimos amig@s de La Libélula, un domingo más tengo el honor y privilegio de hablaros de otro de los maravillosos lugares de la isla de Gran Canaria. En esta ocasión, el vuelo de nuestra amiga La Libélula, nos lleva hasta uno de los hoteles rurales más bonitos de Canarias, nos referimos al increíble Hotel Rural Maipez.

Enraizado en la tierra volcánica de Gran Canaria se encuentra este hotel de alianza perfecta entre belleza, delicadeza y naturalidad: Hotel Rural Maipez The Senses Collection.

Nada más llegar pude palpar que este lugar sigue un concepto nuevo de alojamiento que sorprende por la naturaleza de su entorno y su exquisita arquitectura canaria. Sin lugar a dudas, es un lugar de ensueño para los amantes de la tranquilidad y el descanso.

Les aseguro amig@s que al visitar sus instalaciones y su entorno fue imposible no ser abrazado por el bello paraje natural del Barranco Guiniguada, ya que el hotel fusiona perfectamente con la tradición y confort bajo la huella canaria de un espacio único.

El hotel totalmente reformado guarda la identidad de esta legendaria y acogedora casa canaria de principios del siglo XIX, poniendo a nuestra disposición un amplio abanico de servicios para el descanso y disfrute.

En el poco tiempo que estuve alojado, también pude disfrutar de los sabores de la tierra, relajarme en plena naturaleza y dejarme llevar por la tranquilidad del entorno. Os confieso queridos amig@s que fue toda una experiencia.

Gracias a sus cuidadas instalaciones, este espacio es ideal para la celebración de eventos: el salón, el restaurante, el comedor, la terraza, la piscina al aire libre y el encanto de su entorno con vistas espectaculares crean un escenario perfecto.

Otra de las cosas que descubrí fue el secreto de tanta tranquiludad, ya que el Hotel Rural Maipez THe Senses Collection cuenta con 11 habitaciones llenas de encanto y personalidad. La conservación de sus antiguas paredes de piedra, así como la perfecta combinación de éstas con las estructuras de madera y hierro de su mobiliario, no hacen más que realzar la belleza de este regalo de la arquitectura isleña.

Haber pasado dos noches en este lugar fue sin duda alguna un momento irrepetible. Es un enclave privilegiado que brilla por su espectacular paisaje y viste con elegancia todo el entorno tanto intetior como exterior. Además tuve el honor de saborear la exquisita variedad gastronómica que ofrece Hotel Rural Maipez, ya que una de las cosas que me maravilló fue cenar con las montañas como telón de fondo, bajo las estrellas y dejando que éstas fueran testigos del momento.

Bueno mis queridos amig@s de La Libélula, una vez más hemos hablado y conocido otro de los rincones de nuestra hermosa isla, ha llegado el momento de que nuestra amiga La Libélula abra nuevamente sus alas y emprenda su vuelo hacia otro nuevo destino.

¡¡Feliz noche amig@s!!