Un lugar con vistas inmejorables.

Muy buenas noches queridísimos amig@s. ¿Ansiosos por saber a dónde me ha llevado esta vez nuestra amiga La Libélula? Os adelanto que como cada domingo, a un lugar verdaderamente increíble, ni más ni menos, que al Hotel Rural Las Tirajanas.

Lo que sí os digo queridos amig@s es que para llegar a este fabuloso lugar debéis tener un poco de paciencia y disfrutar del trayecto, ya que el Hotel Las Tirajanas está situado en el corazón de Gran Canaria, a 900 metros sobre el nivel del mar.

Eso sí, mereció la pena recorrer el largo camino porque allí descubrí un remanso de paz y tranquilidad entre el cielo y las montañas. Las habitaciones del Hotel Rural Las Tirajanas me ofreció todo lo necesario para garantizar una plácida y relajante estancia. Con una decoración rústica, algunas de las habitaciones disponían de terraza o balcón ventanal que ofrecían vistas espectaculares sobre la caldera de Tirajana.

También me encantó su estilo rústico colonial, con impresionantes vistas panorámicas sobre los valles y montañas de San Bartolomé de Tirajana, sin duda alguna, el hotel es el lugar perfecto para disfrutar de una escapada romántica o un fin de semana de paz y tranquilidad en plena naturaleza.

Dentro de los servicios que pude disfrutar se encontraba el spa “Vulcano Wellness & Spa del Hotel Las Tirajanas” un espacio dedicado por completo al bienestar y la relajación. Bañado por la luz natural y la armonía que reina en sus instalaciones constituye una invitación irresistible a relajarse y dejarse llevar a un mundo de paz y sosiego exterior e interior.

Otra de las cosas que pude descubrir de este Hotel fue la acesibilidad para poder practicar diferentes tipos deportes en plena naturaleza.

En mi estancia también tuve tiempo para comprobar la calidad de la comida, y es uno de los mejores lugares para degustar productos de origen frescos regionales e internacionales en perfecta combinación con la gastronomía canaria.

Espero queridos amig@s que os hayáis hecho una idea de lo maravilloso que es el Hotel Rural Las Tirajanas, disfruté sí, pero también descansé y recargué las pilas, así que como cada domingo toca volver a emprender el vuelo y descubrir junto a La Libélula otro maravilloso lugar de Gran Canaria.

Feliz noche amig@s.