Un puerto canario con estilo italiano.

Muy buenas noches amig@s, regresamos un domingo más para hablaros de otro de los lugares de Gran Canaria. Esta vez La Libélula y yo, hemos visitado uno de los municipios del sur de la isla. Les hablamos de Mogán.

Mogán es otro de los municipios turísticos que más visitas recibe. Se encuentra situado a 93 kilómetros de distancia de la capital, Las Palmas de Gran Canaria. Su superficie es de 172,44 kilómetros cuadrados, lo que le convierte en el segundo más extenso de la isla.

Primero estuve en el Puerto de Mogán, enseguida descubrí que es un barrio marinero que, por su singular enclave y belleza natural, ha dado origen a una de las más bonitas urbanizaciones. Su muelle deportivo es punto de encuentro de numerosos entusiastas de la náutica internacional.

Habitualmente se encuentra transitado por turistas alemanes e ingleses, unos que ya viven en la zona, y otros que andan de vacaciones en éstas tierras y no han querido perderse este maravilloso rincón. Les sorprende especialmente los peces de gran tamaño que van recorriendo las aguas del puerto.

Pienso que lo que diferencia a éste puerto de otros, es la arquitectura que lo rodea, apartamentos, oficinas, piscinas, restaurantes, heladerías, etc… con una cuidada decoración, sus exteriores son decoradas con unas cenefas de color y flores, dando prioridad a los colores más vivos, como el amarillo, el violeta y el verde.

El paseo fue realmente agradable, debido a las características del puerto, y especialmente en sus calles interiores, pudimos elegir entre un paseo soleado o resguardado en las sombras.

Como todo puerto con atraque de barcos, éste dispone de sus embarcaderos, pero a éstos son privados.

Junto al muelle, una playa de arena dorada y aguas tranquilas, decoradas con unas hamacas llenas de color (rosa, magenta y cyan), por otro lado, cuentan con infinidad de atracciones para que tu estancia en la playa sea de lo más agradable posible.

Como curiosidad, en la carretera hacia el Puerto de Mogán se encuentra el Molino Quemado, construido en el siglo XIX y que abasteció de gofio y de harina a toda la comarca. Se trata del molino de viento más grande que existe en la isla y que alcanza los siete metros de altura.

Si optas por una visita cultural, es recomendable un paseo por las calles del casco antiguo de Mogán donde se puede contemplar la Iglesia de San Antonio de Padua, levantada en el año 1814. En ella se puede admirar un bello artesonado de madera labrada.

Queridos amig@s, podríamos seguir hablando mucho más de este maravilloso municipio, pero como cada semana, nuestra amiga La Libélula alza nuevamente su vuelo para preparar su próximo destino.

Feliz noche amig@s.