San Francisco “Un barrio con aromas de silencios II”

Muy buenas noches amig@s, ¿Cómo habéis pasado este día de reyes? ¿Habéis recibido muchos regalos? Hoy, La Libélula y yo, te vamos hacer uno. Como ya sabéis cada semana hablamos de algunos barrios o pueblos con encanto en la isla de Gran Canaria. Hay lugares que merecen la pena volver a visitar, así que en el post de hoy, regresamos al barrio de San Francisco en Telde, para descubrir rincones que en el post anterior no pudimos.

Nos adentramos en uno de los barrios que más nos ha sorprendido de Telde, el barrio de San Francisco, no solo por su encanto sino también por la cantidad de historias y paz que se respira en este lugar.

Junto al barrio de San Juan, uno de los centros más importantes de la ciudad de Telde, se encuentra San Francisco, un barrio de callejuelas y gran silencio. Si damos un paseo por aquí, volveremos al pasado, pero también disfrutaremos de la tranquilidad.

Es uno de los barrios que los castellanos usaron después de conquistar Gran Canaria, para asentarse. Por eso, siempre fue el hogar de las familias adineradas que llegaban a la isla y querían vivir en la zona sur. Es un lugar que pocos conocen, sobre todo, aquellos que vienen de vacaciones.

Sus curiosas y bonitas casas y calles nos llevan al pasado. Su plaza es el centro del barrio, y de ahí salen las diferentes calles que lo forman. Visualmente, su aspecto es el típico canario, por eso hablamos de la historia que desprenden sus lugares. Es un barrio mágico, con muchas leyendas e infinidad de rincones especiales. Cuenta con uno de los cascos históricos más bonitos y destacados de Gran Canaria.

Es un lugar muy especial, y si quieres visitarlo, la tarde será el momento perfecto, ya que la caída del sol aporta una luz y crea una postal perfecta. Sus rincones curiosos, envueltos en la luz suave de la tarde, te aportarán una experiencia aún más positiva.

San Francisco es conocido también como Santa María La Antigua. Es uno de los barrios más antiguos de Canarias. Casas pequeñas, encaladas y con cubiertas de tejas a dos aguas, puertas y ventanas de tea. Calles empedradas que llenan el barrio de encanto, paz, sencillez y armonía. Debido a su encanto y a la importancia cultural que aporta este barrio, conserva perfectamente su arquitectura tradicional.

Todo lo que rodea esta zona son calles singulares y con detalles realmente llamativos, como que algunas de ellas aún tienen monteras que servían para subir a los caballos antiguamente.

Increíble la belleza de este barrio teldense, esperamos que os haya gustado esta segunda parte de San Francisco, La Libélula pone rumbo a otro punto de la isla de Gran Canaria, así que ya sabéis… nos vemos dentro de 7 días en otro maravilloso lugar de nuestra isla.

¡¡Feliz 2019 amig@s!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s