Las tres claves que ayudaron a mejorar mi vida.

Muy buenas noches queridos amigos de La Libélula, ¿Qué tal habéis pasado la noche buena? Aquí estamos una semana más, y esta vez os voy a confesar que tres cosas tuve que cambiar en mi vida y que me ha ayudado a mejorar como persona, pero sobretodo a equilibrar y sanar mi interior.

Primero tuve que aprender a aprovechar el momento, estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida.

Esta es otra de las claves para vivir mejor que nos invita a aprovechar el momento adecuado sobre el conocimiento y el aprendizaje de estar preparados para todo cuando llegue. Sin olvidar tener paciencia para aprovechar cada ocasión en el momento exacto.

La vida se nos va en cuestión de segundos, el tren pasa, las puertas se abren y las oportunidades aparecen. De nosotros depende aprovechar o no aquello que se nos presente. Nuestras decisiones son determinantes.

Lo segundo que necesité aprender fue alejar de mí el odio. ¿De verdad merece la pena vivir todo el tiempo odiando? Esta emoción puede llegar a convertirse en un apetito incontrolable difícil de saciar. El odio puede esclavizarnos sin que nos demos cuenta. Además, ¿para qué nos sirve?

Entendí que maldecir, juzgar, sentir rencor… Todo ello alimenta la llama del odio hasta incluso, transformarlo en violencia. Amig@s, odiar nos hiere, nos genera un vacío afectivo que puede corrompernos. No lo olvidemos. Descubrí que el perdón y el amor son mucho más poderosos, enriquecedores y por supuesto, más completos.

Por último y como tercer objetivo que quise cambiar en mi vida fue aprender a disfruta las cosas pequeñas. Todo el mundo trata siempre de realizar algo grande, sin darse cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas, a mí esto me costó tiempo entenderlo.

Esta es otro de los puntos que tuve que trabajarme, entendí que nos pasamos media vida preparando algo grande, planificando éxitos y situaciones. Pero, a veces, no somos conscientes de todo lo valioso que se esconde en el día a día y que nos perdemos por el camino.

Palabras, gestos, el tiempo que otras personas nos dedican, la oportunidad de estar vivos cada día, la belleza de la naturaleza…

Abre los ojos y tu corazón y observa de nuevo tu alrededor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s