Vivir aceptando la muerte como parte de nuestra vida.

Buenas noches amig@s, ¿qué tal habéis pasado la semana? En el post de hoy he querido hablar de uno de los momentos más duros y tristes de mi vida. Quiero compartir con vosotros como sobreviví a la perdida de un ser querido, el adiós de mi prima marcó un antes y un después, con ella se fue parte de mi vida.

No hay día que no recuerde su risa, siempre alegre y con ganas de vivir, ella fue una gran luchadora, una madre increíble, fue mi amiga, mi hermana y mi confidente. Se fue muy pronto y de una forma injusta, pero con dignidad, porque todo lo que hizo en vida, lo hizo con el corazón.

No puedo recordar la veces que cogí el teléfono e inconscientemente marcaba su número, pero el móvil al que llamaba estaba apagado y no era por falta de cobertura o que la batería fallara. Simplemente que ella no volvería a estar al otro lado de la línea.

La pérdida de mi prima fue uno de los momentos más complicados de mi vida, provocó un impacto importante en mí, jamás pensé que el ser humano pudiera sentir tanto dolor en el alma. Emocionalmente me afectó durante mucho tiempo en la atención, la concentración, la forma de pensar, en el rendimiento laboral, ansiedad, tensión, cambios en el carácter, nerviosismo, dificultades para dormir y lloros espontáneos… entré en mi proceso de duelo.

Con el paso de los meses entré en un proceso de asimilación, aceptación y adaptación. Seguía sintiendo dolor y mucha tristeza a la vez que volvía a iniciar una vida más normalizada recuperando mi rutina diaria, volver a lo de siempre, pero sin ella.

Con los años he entendido que volver a vivir y a reír no quiere decir que la vaya a olvidar. He aprendido a convivir con el dolor y asumir que mi princesa ya no va a regresar, pero que todos los momentos que compartimos me aportó muchas vivencias y anécdotas bonitas que siempre me va a acompañar.

Amig@s, han pasado casi 8 años y aunque la sigo echando mucho de menos, su partida me sirvió para entender que la muerte es parte de la vida y que no hay que temer morir, sólo aceptar que es una etapa más de nuestro ciclo vital, que hay que retomar la vida del día a día, porque sentirnos bien después de perder a un ser querido no es olvidar, simplemente es vivir. Algo que se logrará estableciendo objetivos diarios. En definitiva, se trata de permitirnos que nuestro día a día vuelva a ser ilusionante.

El hombre es el único animal que sabe que va a morir. Quizás sea ésa la mayor diferencia con las otras especies. Sin embargo nuestras acciones, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos están tercamente influenciados por la ansiosa necesidad de negar este destino inevitable.

HOY, MAÑANA Y SIEMPRE.

Un comentario

  1. Hl José, buenos días, me alegro que ya aceptes la muerte como parte de la vida, pues desde que nacemos es lo único que hacemos que nos va a ocurrir y no lo aceptamos y lo de más que nos venga pensamos que es la vida quien nos la trae y no nos damos cuenta, ( o no queremos hacerlo), de que la vida es la que hacemos segundo a segundo, que como dicen no dura tres días sino eso un segundo pues en eso se va, bueno ya somos muchos,( o pocos según se vea), que pensamos que hay que vivir y saber que la muerte es parte de la vida y que solo es cumplirse lo que sabemos desde que nacemos, no te digo que siento tu pérdida pero sí que nunca la perderás mientras la tengas contigo, un fuerte abrazo y bienvenido a la vida 😘😘

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s